El machismo en la publicidad en México

Quiero aprovechar este texto para aplaudir y recomendar la labor que hacen Las Publivíboras, pues desde ya hace tiempo se dedican a evidenciar este tipo de campañas, además de dar pláticas en universidades y distintos espacios para sensibilizar sobre esta problemática. Este texto va dedicado a ellas.

Periódicamente aparece alguna campaña que en cuanto la veo me pregunto ¿en serio? ¿Pasó por tantas manos y NADIE hizo algún comentario para matizarla al menos? Claro está que si uno ha trabajado en el medio sabe que exactamente pasa eso, las campañas son evaluadas y desarrolladas pasando de un escalón a otro y al único que responsabilizan es al individuo que “detonó el insight” en alguna sesión de grupo. Los investigadores se lavan las manos anestesiando cualquier capacidad de análisis y los creativos y desarrolladores (normalmente) no consideran la repercusión social de su campaña.

Claro está que estoy generalizando, sin embargo hay ciertas campañas que ni bajo la idea de “mediante la controversia va a generar awareness y va a vender” se pueden defender. Tal es el caso de la más reciente campaña de “La academia Old Spice” y que tenía rato que quería comentar. Aquí el ejemplo

Lo que llamó mi atención del video fue de entrada su caracter impositivo (pues aparecía en esos videos que uno no puede detener en YouTube). Sin embargo, el caracter impositivo también está en el discurso. ¿En serio? ¿Tanta inseguridad masculina hay en la publicidad en México que se considera simpática esta campaña? Al diablo la opinión de una mujer, “un verdadero hombre no conoce barreras”. Campaña mediocre y simplona.

Dicha campaña me recordó infinidad de ejemplos que hemos visto en años recientes y que si bien se puede identificar el “insight” que las detonó, su ejecución no deja de ser mediocre, misógina y sobre todo poco creativa, pues se apoya en la perpetuación de clichés que solo dejan entrever que falta demasiado por hacer en la formación social de publicistas y mercadólogos en el país. Aquí otros ejemplos donde dan ganas de zapear a los “creativos”:

tecateSin comentarios.

coca colaAños queriéndonos quitar la imagen del “macho mexicano” que tanto supuestamente criticamos para que un idiota considere que “resignificar” la palabra macho como algo positivo “podría funcionar”. Si, la campaña es simpática y la idea de fondo puede ser atractiva, pero es la ejecución la que deja demasiado que desear. Otra más:

Me imagino perfectamente la junta: “Las amas de casa dicen que detestan planchar porque les quita tiempo de pasar con sus seres queridos o hacer lo que les gusta” / “¡Ah, ya se! Hagamos una campaña donde a los familiares no les importe que la mamá se quede haciendo el quehacer, ellos se van a divertir con o sin ella y la van a hacer sentir culpable, solo Suavitel le puede ayudar” / “¡Excelente! Mejor aún, que ella se libere pero no suelte la canasta de la ropa, pues de una forma u otra ‘ella tendrá que cumplir con su deber’.”

Y mi favorita

¿Por qué es mi favorita? Porque esta campaña forma parte de una estrategia global, pero los creativos mexicanos dejaron ver sus prejuicios culturales de forma maravillosa “obviando” la discriminación de género y reforzando estereotipos. A continuación comparto la campaña original, la cual busca no hacer burla de un segmento de la población, sino directamente de la protagonista, además de que “por si acaso”, lo equilibran metiendo a un hombre más adelante. Sutiles modificaciones, pero que hacen una gran diferencia (y bueno, aún así tiene sus bemoles).

En fin, por más justificaciones que haya en estas campañas, de que si “lograron su cometido” o no, lo importante es ver la mediocridad con la que se construye discurso en la publicidad en México. Ahí es cuando le digo a mis alumnos “para que vean que no solo importa la forma”. Ojalá más licenciaturas en comunicación y publicidad enseñaran por un lado cuestiones de retórica y narrativa, y por otro de responsabilidad social.

Nota: Se me había olvidado por completo el reciente “desliz” de Tequila Corralejo en Twitter y que Iván Coronel Robles tuvo a bien recordarme. Si bien no es una campaña, es una pésima estrategia para montarse en un hashtag. Así mismo me compartió otro de Nivada que simplemente habla por sí solo. Aquí van los dos :/. (Recuerden que si se quieren mantener al tanto de este tipo de errores en la publicidad no olviden visitar el sitio de Las Publivíboras)

corralejonivada