Entrevista: Músicos con #YoSoy132 (Revista AZ)

EL TEXTO ORIGINAL FUE PUBLICADO EN REVISTA AZ, PORTAL DE EDUCACIÓN Y CULTURA EN MÉXICO

ENTREVISTA A JULIÁN WOODSIDE

Periodista musical y miembro de #Músicosconyosoy132

#Músicosconyosoy132 surge con la participación de algunos artistas, periodistas y promotores que se reunieron para hacer una plataforma horizontal, sin líderes, en apoyo al movimiento #Yosoy132. La primera iniciativa fue grabar videos con varios músicos nacionales y algunos extranjeros que abiertamente se pronunciaban a favor de #Yosoy132.

Básicamente se trata de una convocatoria para que los músicos que estuvieran de acuerdo con las iniciativas participaran y dieran su imagen para apoyar el movimiento. Han organizado conciertos y difundido información del movimiento #Yosoy132; incluso Natalia Lafourcade compuso una suerte de himno: “Un derecho de nacimiento”. Julián Woodside, periodista, crítico musical y miembro de #Músicosconyosoy132 nos habla del movimiento, sus acciones, propuestas e ideales.

Gil del Valle (GDV): ¿Cuál es la diferencia entre el movimiento #Yosoy132 y #Músicosconyosoy132?

Julián Woodside (JW): Ya sabemos cómo surge #Yosoy132: primero los 131 alumnos de la Ibero, después de la visita de Peña Nieto, desmintieron que fueran acarreados y demostraron ser estudiantes con un video en el que enseñaban sus credenciales; luego se sumaron más personas bajo el lema de: “Yo soy 132”. Es así que #Yosoy132 se inicia como un movimiento con una base universitaria, que ya creció mucho más. A la par de eso, había una inquietud porque el gremio musical, específicamente rock y pop en español, parecía apático. Está el texto de “La Generación Zoe” de Juan Pablo Proal, una columna de Hugo García Michel que hablaba del “rockcito ñoño” y se refería específicamente a Natalia Lafourcade y Carla Morrison. Así como estos comunicadores, la gente también decía: “Los músicos no están haciendo nada”.

En realidad sí se estaban haciendo cosas, pero de manera aislada. Por ejemplo, el año pasado hubo una balacera en el bar Iguana, en Monterrey, y muchos músicos se pronunciaron al respecto; a Botellita de Jerez les clausuraron un concierto en el Estado de México y se pronunciaron en contra de Peña Nieto; hubo varias señales de actividad por parte de los músicos, y cuando surgió el movimiento #Yosoy132 algunos decidieron apoyarlo de forma individual pronunciándose a través de redes sociales o de sus conciertos. Todo se fue canalizando para apoyar el movimiento.

Fue así que #Músicosconyosoy132 surgió para apoyar las iniciativas del #Yosoy132; si el movimiento anunciaba alguna marcha, nosotros la promovíamos, si se realizaba algún evento como el debate ciudadano, nosotros lo difundíamos. Los músicos tienen un impacto mediático más fuerte, les hacen entrevistas, tienen conciertos, tienen cuentas de Facebook y Twitter… la idea era que el movimiento se difundiera en la calle. Los músicos eran una excelente forma de promover el mensaje.

Los músicos empezaron con un video en donde decían “yo soy 132” y apoyaban el movimiento; surgió de la misma forma que el #Yosoy132, es decir, fue honesto, no tenía líderes, sólo gente coordinando, pero sí la idea de reforzar los ideales del movimiento desde la postura del músico.

GDV: Una de las directrices del movimiento es su actitud frente a los medios masivos de comunicación. ¿Se trata de promover medios más reflexivos a través de contenidos más valiosos?

JW: Se ha tratado de apoyar el movimiento, pero teniendo claro que en algún momento tendríamos que plantear posturas independientes. Hay muy pocos medios, hay muchos monopolios, están algunas promotoras que acaparan mucho y que inflan los precios pagándole a las bandas para que no vengan a México si los traen promotores independientes. Entonces se planteó como segunda etapa generar una infraestructura más democrática para los músicos, artistas y creativos. Esa es la segunda etapa, que venía después de las elecciones. Primero se trataba de informar a la sociedad acerca del voto y la realidad que se vivía en el país.

GDV: ¿Cuál fue la participación real de los músicos?

JW:  Hubo algunos que se pusieron la camiseta mucho más que otros. Natalia Lafourcade, Carla Morrison, Torreblanca, Liber Terán, Pambo, Ventilader, Camilo Lara, Vicente Gayo y Descartes a Kant estuvieron apoyando desde el inicio. No se trataba de emular “Tu rock es votar” de 2006, ni de colgarse de la fama del movimiento. La iniciativa de los músicos se fue legitimando por sí misma y terminamos siendo de los principales medios de información del #Yosoy132 en la etapa previa a las elecciones.

GDV: ¿Funcionan aparte los movimientos?

JW: Estamos en contacto directo con ellos, pero funcionamos aparte. Se puso de moda la palabra “desconocemos” cuando en realidad se quería decir “nosotros no lo organizamos”. Cuando fue el concierto en el Zócalo mucha gente dijo que se trataba de un evento apócrifo. Lo cierto es que hubo representantes del #Yosoy132 hablando en el micrófono, videos, difusión, etcétera. La diferencia es que ellos participaron, pero no fueron los organizadores, sólo que todo se tergiversó por los medios.

GDV: ¿Hubo un estigma a partir de que se les relacionó con el PRD y con la figura de AMLO?

JW: No. El PRI estuvo atacando con todo. Te puedo decir que hay algunos priistas que apoyan al #Yosoy132. Así como ayudamos como medio de comunicación del movimiento, también fuimos medio de contención. La asamblea interuniversitaria del 132 es compleja: una iniciativa pasa por filtros locales y generales para que se dé a conocer como iniciativa general del movimiento, pero también existen iniciativas de asambleas locales y eso no lo entienden varios medios y críticos. En el caso de #Músicosconyosoy132 no tenemos una asamblea que nos represente en el movimiento, pero estamos en contacto directo con varias y siempre estuvimos generando y difundiendo información. En específico, no es que alguien se deslinde de Músicos, porque funciona de otra forma, apoyando los ideales y ciertas iniciativas de manera independiente.

Quizá con el paso del tiempo algún músico dejó de hacer mención del #Yosoy132, pero el movimiento sigue fuerte porque se detonó una conciencia política y todos los músicos que participaron siguen desde sus trincheras.

GDV: ¿Hay algunos artistas que sobresalgan?

JW:  Es más una función de coordinación por parte de #Músicosconyosoy132. Sin duda hay algunos que se quisieron meter sólo por la fama; otros que nunca apoyaron, pero decían que apoyaban, por ejemplo Molotov: tú veías su timeline  en Twitter y nunca mencionaron el movimiento, sin embargo, cuando los empezaron a interrogar dijeron que siempre lo habían apoyado. Ellos se dedicaron a promover su documental y punto. Se trataba, repito, de generar una conciencia política y muchos siguen; unos más activos que otros, claro. Natalia se paró enfrente de Televisa, hizo lo del concierto, hizo la canción; Carla Morrison también ha estado apoyando todo el tiempo. Por otra parte, el colectivo Artistas Aliados, que salió de gente de la ENAP y del CUEC, entre otras, han aportado en cuestiones gráficas, musicales y artísticas a las marchas, desde números de circo hasta declamar poemas y proyecciones de documentales, etcétera.

GDV: Tú estuviste muy involucrado en la polémica del texto “Generación Zoe”. Ahí se discutían los alcances reales de la música pop en cuestiones sociales; ¿cuál es tu opinión de esto?

JW:  Cada artista llega a un público diferente. Natalia Lafourcade y Carla Morrison hicieron que se acercara gente que no era público de #Yosoy132. Al menos lograron provocar la duda y la inquietud en gente que normalmente no está inserta en círculos políticos, que es una labor más importante que bandas que ya tienen ese tipo de público informado y participativo.

Lo más fuerte de este movimiento no es lo que se genere ahora, sino lo que está ocasionando para la generación que vote en seis años; será una generación que entiende de forma natural cómo funciona #Yosoy132, que pueda haber un movimiento sin líderes. ¿Por qué? Pues porque es una generación digital, de redes sociales; #Yosoy132 es como Wikipedia, cada persona aporta. En ese sentido, lo mismo pasó con las críticas. No es un movimiento que quisiera reflejar acciones inmediatas (se sabe que no se puede), sino sembrar una semilla a futuro y que veremos en las próximas elecciones, seguramente las más politizadas de toda la historia.

GDV: ¿Qué hacer con ese capital político que ha generado el movimiento en la juventud mexicana?

JW:  Es en muchos aspectos el primer movimiento de esta naturaleza en el mundo; están Occupy, los Indignados en España y los estudiantes en Chile, pero ninguno de esos, como dijo Camila Vallejo, tomó como principal objetivo el flujo de la información, éste es el único movimiento cuyos principales enemigos, más allá de la cuestión política, fueron los medios de comunicación, la manipulación de la información. La generación que viene ya de por sí es muy informada, muy crítica y no le afecta tanto lo que diga o deje de decir Televisa. Para ellos es uno de tantos medios que tienen a su alcance. #Músicosconyosoy132 tiene dos líneas de trabajo: fomentar redes creativas para conectar desde cualquier otro lado de la República y generar plataformas políticas, mediáticas, para que las siguientes generaciones de artistas tengan más espacios.

Ya se logró algo que no se había logrado en México: hablar al tú por tú con los candidatos a la presidencia y cuestionar sus iniciativas, hacer debate ciudadano, unir escuelas públicas con privadas, concientizar a la juventud; históricamente se han logrado muchas cosas. Claro, no se detuvo la imposición, pero en el caso de los músicos también se trató de un refuerzo anímico, emocional. Tuvo momentos muy bellos. Los músicos, como gremio, se hicieron presentes en el contexto social. No necesitas cantar sobre la carencia para quejarte sobre ella, se rompió ese paradigma.